Preocuparte es una pérdida de tiempo. No cambia nada. Se mete en tu mente y te roba la felicidad.